MANTENIMIENTO CLÁSICOS

Mantenimiento de coches exclusivos y clásicos.

En MTA damos una importancia fundamental al mantenimiento de los vehículos. Si en todos los vehículos esto es importante, en los clásicos y en los coches exclusivos o de colección la necesidad de ser bien tratados es aún mayor.

Para poder disfrutar del vehículo y evitar (en la medida de lo posible) averías, es fundamental un buen mantenimiento que incluya la sustitución de los componentes sometidos a desgaste (aceites, filtros, bujías, correas, frenos, neumáticos, etc.).

Puede parecer un poco innecesario o molesto llevar el coche al taller cuando “no le pasa nada” pero las consecuencias de no hacerlo suelen ser realmente mas latosas y, por supuesto, mucho mas caras.

El desembolso que hay que realizar en esta labor preventiva es mucho más pequeño que el de las reparaciones cuando se avería algo, por no hablar del coste que supone el quedarse tirado, el traslado, las molestias, etc.

El propietario de un vehículo de colección, tanto los más modernos como los clásicos, sabe que tiene una pequeña joya en las manos y que es necesario evitar, en la medida de lo posible averías realmente costosas además de disgustos.

Nosotros no podemos dar un cuadro general de puntos a revisar cada “x” kilómetros o tiempo porque ello depende mucho de cada tipo de vehículo, del uso que se haga de él y de la forma de conducir de su propietario.

No obstante, hay una serie de pautas mas o menos comunes:

¿QUÉ SE DEBE REVISAR?

1º.- Hay elementos que deben ser revisados a menudo por el propio usuario del vehículo. Así, por ejemplo, llevar las presiones de los neumáticos correctas es importantísimo porque prolonga la vida del propio neumático, es un elemento de seguridad fundamental, influye en la dirección, estabilidad, comodidad… etc.
Lo mismo podemos decir de los niveles de agua y aceite; primero porque no deben estar jamás bajo mínimos y, segundo, porque ello nos permite ser conscientes de las posibles variaciones de los consumos de estos productos que pueden ser indicio de otras averías mas serias.

2º.- Hay otros elementos que, en general, deben ser revisados de forma “estacional”. Por ejemplo, es el caso de las escobillas de los limpiaparabrisas al comienzo del invierno porque se suelen haber estropeado con los calores del verano…

3º.- Hay otros elementos cuya necesidad de sustitución se observa a simple vista: las lámparas cuando los faros dejen de alumbrar lo suficiente, los neumáticos cuando su dibujo haya desaparecido en parte o tengan abultamientos, grietas, etc.

4º.- Es necesario, en un vehículo de colección, hacer una revisión profunda, por lo menos una vez al año en el taller. Haremos una revisión completa según un plan establecido, indicando la conveniencia de sustituir determinados elementos o componentes del vehículo.

Con un mantenimiento habitual podremos, por ejemplo, darnos cuenta de que algún elemento ha tenido un desgaste mayor del habitual, con lo que se podrá averiguar si ello es consecuencia del uso del vehículo o síntoma de que hay algo que no anda bien y así podremos aconsejar sobre las pautas que se deben seguir para evitar, en la medida de lo posible, la aparición de averías.

Por último, queremos mencionar el caso de los vehículos que permanecen parados durante largos períodos de tiempo. Existe una creencia generalizada respecto a que un coche con “poco uso” necesariamente está en buen estado, cuando la verdad es que la no utilización del vehículo produce serios problemas si no se toman las medidas adecuadas: los líquidos se degradan y se pudren, las baterías se descargan, los contactos eléctricos se sulfatan, los casquillos de caucho se cuartean, los cilindros del motor se erosionan por el óxido, así como las bombas de gasolina y frenos que se bloquean o fugan, el escape se pudre, los neumáticos se endurecen y se vuelven inservibles…

Si hay previsión de que un coche vaya a estar inmóvil una temporada pregúntanos antes qué hacer para paliar estos problemas y si ya ha estado parado, consúltanos antes de ponerlo en marcha.

Creemos que merece la pena preocuparse de hacer unas revisiones periódicas, que nosotros te ofrecemos, con un cuadrante de operaciones y componentes que vigilar y mantener.